Cafeteras expreso: Todo lo que debes saber sobre ellas

Desde que se inventara a principios del siglo XX en Italia, el espresso ha tenido un crecimiento brutal en todo el mundo, y es una de las variedades de café más consumidas en todo el mundo.

La forma más habitual de preparar espresso es con una cafetera express, y en este artículo te contamos todo lo que debes saber a la hora de elegir una cafetera de este tipo: desde cómo funcionan a qué modelos y marcas debemos tener en cuenta a la hora de elegir una.

¿Qué son y cómo funcionan las cafeteras express?

Para entender qué es una cafetera express, primero debo explicar su principio básico. Estas máquinas utilizan presión, generalmente alrededor de 9 a 15 bares, para forzar agua caliente a través del café molido finamente. Este proceso extrae los sabores, aceites y compuestos que dan al espresso su característico cuerpo intenso y crema.

La clave de una buena cafetera express reside en su capacidad para mantener la temperatura y la presión adecuadas durante el proceso de extracción. Las mejores cafeteras express se caracterizan por tener buenas bombas, que trabajan a la presión adecuada para extraer el espresso, y buenos bloques térmicos, que extraen el café a la temperatura adecuada. 

Sin embargo, la cafetera solo hace una parte; nosotros como usuarios debemos hacer también la nuestra, y eso implica moler el café muy fino, distribuirlo en el portafiltro y prensarlo fuerte. Solo así conseguiremos formar una pastilla de café uniforme que ofrezca resistencia al paso del agua, paso fundamental para que la bomba de la cafetera se vea obligada a aumentar la presión, y de esta manera es como se extrae el espresso. 

Tipos de cafeteras express: manuales, semi-automáticas y automáticas

Pero no todas las cafeteras express son iguales. En el mercado tenemos las cafeteras de bomba tradicionales, las semi-automáticas, las superautomáticas y tenemos otra categoría que también puede englobarse dentro de las cafeteras express, que son las cafeteras de cápsulas. 

Hablamos de cafeteras de bomba tradicionales cuando todo el proceso es manual. Así, nos encargamos de moler previamente el café (o comprarlo ya molido) distribuirlo en el portafiltro, prensarlo y, además controlar el flujo, debiendo estar atentos a detener el vertido de café cuando alcancemos el volumen deseado en la taza. 

Por otro lado, en las semi-automáticas debemos distribuir y prensar igualmente el café molido en el portafiltro, pero contaremos con botones que nos dosificarán de forma automática el café en la taza. Así, si tenemos programado el botón para que sirva 30 ml de espresso, la cafetera se detendrá siempre a los 30 ml, sin que tengamos que preocuparnos de detener nosotros el flujo de café. Las superautomáticas son otro tipo de cafeteras express, mucho más completas, pues cuentan con molinillo integrado y llevan a cabo todo el proceso de forma automática: nosotros pulsamos un botón y la cafetera muele el café, dosifica la cantidad de café molido adecuada según el número de tazas que hayamos indicado, lo prensa y lo sirve con el volumen que hayamos indicado.

En cuanto a las cafeteras de cápsulas, o monodosis, son cafeteras más simples y que operan de forma totalmente automática. La calidad del café con estas cafeteras es peor, pero hay que considerarlas igualmente cafeteras express, pues el funcionamiento es, en esencia, el mismo, ya que se hace pasar agua a mucha presión por una pastilla de café prensado, en este caso dentro de una cápsula. 

A estas cuatro categorías, hay que sumarle la posibilidad de espumar la leche de forma manual o automática. Así, encontramos en el mercado cafeteras express con la típica lanza vaporizadora con la que texturizar leche, mientras que también hay cafeteras express con sistemas que espuman la leche de forma automática. 

Estos sistemas suelen ofrecer una espuma de leche de peor calidad que la que puede preparar un vaporizador manual operado por un barista con experiencia, pero no cabe duda que también son mucho más cómodas y prácticas para el resto de usuarios. 

Factores a considerar al elegir una cafetera express

A la hora de comprar una cafetera express, debemos atender a una serie de factores a considerar, que son los que nos decantarán por uno u otro modelo. 

  • Tipo de café que prefieres
    ¿Quieres simplemente tomar espresso? Entonces cualquier cafetera express te puede servir. ¿Pero qué pasa si, además de espresso, quieres tomar otros tipos de café, como americanos o lattes? En ese caso, debes mirar que la cafetera ofrezca la posibilidad de servir también agua caliente (para el café americano) así como vaporizador o espumador para poder servir la leche para el latte. 
  • Nivel de experiencia
    La experiencia y conocimientos a la hora de preparar cafés también influye. Así, si eres un barista consumado, seguramente querrías una cafetera express totalmente manual, con la que controlar todo el proceso y extraer el espresso con base en tus preferencias. 
    Por contra, un principiante seguramente hará mejor en comprar una superautomática, que realice todo el proceso automáticamente por él. 
  • Presupuesto
    Las cafeteras superautomáticas suelen tener un coste más alto que las cafeteras express manuales, así que esto también hay que tenerlo en cuenta. 
    Y también hay que valorar la amortización de la cafetera en función del tipo de café que compres. Por ejemplo, una cafetera de cápsulas es muy barata, pero a la larga el café de cápsulas es más caro que el café en grano o molido
  • Espacio disponible en tu cocina
    Finalmente, evalúa el espacio disponible en tu cocina. Algunas cafeteras express pueden ser bastante grandes y ocupar mucho espacio en la encimera. Este problema se da, sobre todo, con cafeteras con molinillo integrado, o en las superautomáticas. 
    Por otra parte, las cafeteras express manuales suelen ser las más compactas, ya que suelen consistir únicamente en un depósito de agua, la bomba, la caldera y soporte para el portafiltro y un vaporizador, si es que lo tienen.